En primavera y en otoño, Ravello es la meta de un público de refinados entendidos que se dan cita para escuchar los conciertos que se celebran en los jardines o en las salas de Villa Rufolo, famosa por haber inspirado a Wagner la escenografía del Parsifal.

Estamos hablando del Festival de Ravello, uno de los festivales musicales más antiguos de Italia.

El programa es de lo más exhaustivo: durante toda la temporada de verano se alternan representaciones de música, danza y numerosas secciones artísticas que incluyen el diseño, las artes visuales y los renombrados paseos musicales.

Una manifestación muy exclusiva por el limitado número de plazas disponibles.

Una ocasión imprescindible para disfrutar de una experiencia única y de alto nivel, ofrecida por las instituciones musicales del sur de Italia.